OTJ Nov 2022 ¿Qué te tomó tanto tiempo?
En el viaje

¿Qué te tomó tanto tiempo?

El mes pasado, comencé una historia proporcionada por la ex misionera Anne Lucas, que creció en Nigeria. Averigüemos qué sucedió cuando su padre y un pastor llegaron en motocicleta a un pueblo remoto.

 

Los niños corrían gritando y los perros ladrando. Nadie había visto nunca una motocicleta o un hombre blanco. Mientras los aldeanos se asomaban desde sus chozas y árboles cercanos, el pastor identificó a alguien que podía hablar un dialecto familiar. El pastor explicó que tenían una historia emocionante para compartir.

Papá empezó a tocar su acordeón. El pastor comenzó a aplaudir y se lanzaron a cantar. Luego, a través de un traductor, papá comenzó a contar la sencilla pero poderosa historia del amor de Dios a través de Jesús. Mientras papá hablaba, notó a una anciana sentada en el suelo. Sus expresiones faciales y su lenguaje corporal mostraban que no estaba contenta con lo que les estaba diciendo.

Cuando papá terminó de compartir, les dijo a las personas que estaría feliz de contarles más historias de la Biblia. La anciana hizo señas a los hombres del pueblo para que la ayudaran a levantarse. Se sacudió la falda raída y lentamente se dirigió hacia papá.

La mujer se acercó mucho a la cara de papá y lo señaló con el dedo. Obviamente estaba enojada. Con gran emoción, dijo: “He sido la sacerdotisa de este pueblo la mayor parte de mi vida. Mi familia ha sido sacerdotes y sacerdotisas durante muchas generaciones. Voy de aldea en aldea en busca de un nuevo dios para asegurarme de que mi familia y mi aldea estén adorando a los dioses correctos. Siempre supe en mi corazón que tenía que haber un Dios que nos amara. Mira estas flores y el nacimiento de un bebé. Tienen que ser de algo hermoso. Tenemos miedo de nuestros dioses. Sacrificamos cabras, pollos y frutas para hacerlos felices y que nos den lo que necesitamos. ¡No funciona!

Con su dedo todavía moviéndose en la cara de papá, continuó, “¿Por qué tardaste tanto en venir a contarnos acerca de este hombre al que llamas Jesús? ¿Por qué no has venido antes a hablarnos de este Dios que nos ama de verdad? ¡Estamos muy enojados porque tardaron tanto en venir!”

 

El próximo mes, terminaremos la historia de Anne. Se pierden millones. Que podamos sentir la urgencia del momento y compartir la esperanza en Cristo con nuestros vecinos, amigos y familiares.

 

Padre,

Mucha gente está confundida acerca del camino a Dios. Tenemos la verdad. Danos valor y audacia para anunciarte hasta que todos hayan oído la buena noticia. No nos demoremos ni un momento

En el nombre de Jesús, amén.

Sandy-Wisdom Martin se desempeña como directora ejecutiva/tesorera de WMU.