Panamá WMU 2022 Foto3
Discipulado Misionero

Panamá WMU: Haciendo crecer el evangelio a través de las generaciones

El 13 de abril de 1960, exactamente a las 8:45 am, un grupo de mujeres fundaron La Unión Femenil Bautista Misione.ra Helen Stuart (Panamá) WMU), que lleva el nombre del querido misionero que sirvió fielmente a Panamá en el siglo XX.

Más de 60 años después, la organización continúa con su propósito de ayudar a las iglesias a promover y sostener misiones. La actual presidenta Rosa Martínez Shaw experimentó por primera vez WMU cuando era niña, cuando veía con gran alegría a su madre participar fielmente.

“Al principio no entendía qué hacían las mujeres ni por qué era tan importante, pero me fascinó su pasión por este trabajo”, dijo Rosa. “A medida que crecí, entendí que su alegría caimpedirme compartir el evangelio. Esa alegría fue contagiosa para mí y todavía la sigo asimilando”.

Ahora Rosa lidera Panamá WMU, que incluye diez asociaciones y más de 800 participantes de todas las edades y sigue creciendo. “Recientemente celebramos una WMU retroceder, y casi ra¡No tenemos espacio con más de 100 mujeres!” Dijo Rosa.

Panamá WMU 2022 Foto1
Miembros de Panamá WMU Comité Ejecutivo se reúne con el Dr. Raquel contraras, quien actuó como orador en el taller First Is First en octubre de 2022.

Nuevo método, mismo mensaje

La generación más joven no sólo está aprendiendo sobre las misiones, sino que estas mujeres también están creando nuevas formas de alcanzar a las personas con el evangelio. Al inicio de la pandemia de COVID-19, Panamá WMU – como el resto del mundo – quería permanecer conectado y promover la organización.

Neila Joao, una mujer de unos 20 años, había estado orando acerca de cómo Dios podría usarla en el ministerio. Neila, junto a Saby Gutiérrez, representante de las señoritas, y María RaMos, el representante continental, deseaba crear un nuevo proyecto que atrajera a las mujeres más jóvenes. Después de reunirse con un local WMU grupo y presentando el proyecto a la Unión de Mujeres Bautistas Latinoamericanas, Neila y otros representantes panameños crearon un programa caLlenó Digital Voices, donde podrían utilizar la tecnología para llegar a más mujeres de su edad.

A través de Digital Voices, una joven de cada asociación comunica ideas a grupos locales sobre diferentes iniciativas misioneras que podrían comenzar en sus áreas. Un ejemplo fue un proyecto misionero que se asoció con otros WMU organizaciones para viajar a una comunidad indígena y compartir el evangelio. El tema fue “Jesús la luz del mundo”, basado en Juan 8:12. El nuevo programa permitió a las mujeres conectarse y compartir ideas para que sus WMU Los grupos podrían ampliar las formas en que trabajan y sirven.

“Es una bendición hacer ministerio con mujeres que han trabajado de generación en generación”, dijo Rosa. "La pasión sigue creciendo y acumulándose".

Misiones en la vida cotidiana

Además de los eventos de divulgación, Panamá WMU ayuda a las mujeres a aprender cómo compartir el evangelio con amigos, familiares, compañeros de trabajo y personas con las que interactúan a lo largo del día.

“La religión principal es Catolicismo, pero también hay muchas otras religiones”, dijo Rosa. “La gente se muestra escéptica si entras directamente en una conversación sobre religión. Intentamos conocerlos primero, mostrarles care, y preguntar si can orar por ellos”.

Un legado de dar

Una parte clave de la educación y el compromiso misionero es aprender a apoyar a los misioneros. En 2020, Panamá WMU donó $1,180.88 a la Ofrenda de Navidad de Lottie Moon (LMCO). A pesar de la incertidumbre y las dificultades financieras de 2020, las mujeres trabajaron juntas para donar.

Rosa explicó que una de las razones por las que la LMCO es tan importante es por la historia de Lottie Moon como misionera pionera.

“Era una mujer rica que dejó todo por la obra de Dios y por ayudar a los demás”, dijo Rosa. “Queremos vivir con ese tipo de humildad y sabemos que muchos países tienen mucha necesidad en este momento. Lottie Moon nos dejó un legado y queremos continuar brindándole esa ayuda a los misioneros”.

“El que planta y el que riega tienen un mismo propósito, y cada uno será recompensado según su propio trabajo. Porque somos colaboradores en el servicio de Dios.; vosotros sois campo de Dios, edificio de Dios” (1 Cor. 3:8–9 NVI, énfasis añadido).

Panamá WMU 2022 Foto4
Graduadas de Rayos de Sol, Niñas en Acción, Royal Ambassadors y Acteens en la Iglesia Bautista Margarita en Colón, Panamá.

Mirando hacia atrás y mirando hacia adelante

Rosa cree que las misiones son un esfuerzo generacional. Su tía, Edid Martínez de González, era una WMU Líder que modeló cómo liderar con un corazón de siervo. “Ella era fiel, muy cariñosa y dedicada a WMU”, compartió Rosa. “La tía Edid me inspiró a buscar siempre aprender más. Ella ha sido una gran bendición para mí”.

Ahora, Sharis, la hija de Rosa, de 18 años, también está aprendiendo y liderando.

“En mi hija veo esa misma pasión por conocer al Señor, crecer y servir”, dijo Rosa. “A ella le encanta estar rodeada de mujeres mayores y aprender sobre las WMU reuniones, estatutos y responsabilidades”.

Rosa pidió que la gente ore para que Dios continúe moviendo los corazones de las mujeres hacia las misiones. “Es emocionante pensar en todo lo que caLo que podemos hacer cuando nosotras, como mujeres de todas las edades en la iglesia, trabajamos juntas por el reino de Dios e impactamos generaciones”.

Rachel Sinclair es una escritora a la que le encanta compartir historias y ayudar a las personas a crecer más profundamente en su caminar con Cristo. Conéctate con ella en rachelsinclair.net y en Instagram en @rachelsinclairwrites.