Grupo Acteens en Texas se mantiene en misión durante los desafíos de la distancia social

GARLAND, Texas. El discipulado misionero es personal para Mary Lou Sinclair y su grupo de Acteens (Adolescentes en Acción), aun durante una pandemia.

Sinclair sirve como directora de Acteens de la Freeman Heights Baptist Church de Garland, Texas, desde hace más de 20 años. Durante este tiempo, se ha nombrado a cinco de sus estudiantes como panelistas nacionales de Acteens, y se ha seleccionado a tres más como Top Teens. También han viajado extensamente para participar en viajes misioneros, reuniones anuales de la WMU nacional y la estatal y Blume, una reunión misionera nacional para muchachas.

Un grupo muy unido que refleja la comunidad multicultural de la iglesia, las Acteens se describen como familia y prosperan con el compañerismo frecuente entre las adolescentes y sus mentoras adultas. Basadas en sus buenas conexiones, estas muchachas de los grados 6 al 12 se niegan a permitir que la distancia social y la orden de confinamiento provocadas por el coronavirus cambien su enfoque misionero y de ministerio.

“No podemos ni empezar a comprender lo que ocurre ahora”, admitió Sinclair, “pero como creyentes, estamos seguras que habrá algo bueno que resulte de todo esto”.

 

Buscar las conexiones personales

A nivel práctico, Sinclair le pidió a Marisol Sandoval, una de los ministros de jóvenes de la iglesia Freeman Heights, a que arreglara reuniones virtuales en línea para mantener conectado al grupo.

Sandoval, antes una Top Teen que se crio como miembro del grupo de Acteens de Sinclair, ahora sirve al lado de Sinclair como una líder de Acteens. Para ayudar a convertir las reuniones del grupo en conferencias por video, “tuve que aprender todo lo que podía sobre Zoom”, dijo.

“El resultado ha sido tremendo. Las muchachas están adaptándose bien”, agregó Sandoval. “Quieren estar con nosotras. Quieren vernos. Quieren escuchar de nosotras. ¡Qué bueno poder utilizar esta tecnología para nuestras reuniones de Acteens!”

Sinclair dijo que las reuniones virtuales todavía incluyen los elementos típicos como “orar por la gente de nuestra iglesia, orar por la WMU nacional y la estatal, tener nuestra lección y tener estudio bíblico”.

Además de usar las opciones tecnológicas para mantenerse en contacto, las adolescentes y sus líderes siguen planeando una variedad de proyectos misioneros, inclusive una caminata virtual de oración usando GPS. También planean coser máscaras protectoras para los residentes de edificios de apartamentos locales y enviar cartas de ánimo a los miembros de una iglesia china cercana, cuyos miembros pueden sentirse aislados porque a algunos chino-americanos se les atormenta en los medios sociales y en otros lugares.

Sinclair dijo que el propósito de las cartas es el de simplemente decirles a los hermanos cristianos: “Estamos orando por ustedes, estamos agradecidos porque están aquí y seguros, y queremos que sepan que nos importan”.

 

Impacto misionero práctico

Mucho antes del impacto extendido de la crisis del coronavirus, a las Acteens de Freeman Heights se las ha conocido como uno de los grupos misioneros juveniles más activos de la vida bautista en Texas. Las muchachas regularmente sirven como voluntarias en un centro de ministerio (Re’Creation Outreach Center o ROC) que provee recursos como una despensa de comida, un clóset de ropa, ayuda con las tareas escolares por la tarde, estudios bíblicos y muchos otros ministerios y actividades para niños, adolescentes y adultos. Aún mientras siguen manteniéndose a una distancia segura, las Acteens han ayudado a llenar bolsas de comestibles para que las familias las busquen a la puerta del centro de ministerio.

“El ROC es como la base central de varias comunidades de fe en el área de Garland. Básicamente es un centro del ministerio evangélico del área”, explicó Adam Wood, director del ROC y pastor principal de la iglesia The Neighborhood Church de Garland.

“Una de las características del ministerio eficaz en la comunidad es cuando la gente a quien se sirve llega a ser la gente que sirve. Es lo que hemos observado con este grupo fuerte de adolescentes”, dijo Wood. “Este grupo de muchachas ha llegado a ser sirvientes, no solamente las que son servidas. Pienso que es en gran parte por su conexión con Mary Lou y con el grupo de jóvenes de Freeman Heights”.

Mientras sus Acteens se adaptan a la nueva situación, Sinclair tiene el papel enorme de animarlas a que continúen su compromiso misionero.

“Mary Lou es una de esas personas que hace cualquier cosa que se necesite”, recalcó Larry Venable, pastor de Freeman Heights desde hace mucho tiempo. “Lo que ella ha hecho con las Acteens es fabuloso, simplemente enseñándoles espiritualmente, animándolas a que participen en la actividad misionera y a que crezcan. . . . Definitivamente es cautivada por se relación con Cristo y con el evangelio”.

Nayely Vallejo, una de las panelistas nacionales de Acteens grandemente influida por Sinclair, también ayuda a dirigir Acteens al lado de su mentora. Afirma la oportunidad de “simplemente vivir en misión con mis colegas Acteens, mostrándole a la gente quién es Cristo y mostrándole nuestros corazones de sierva”. Dijo también: “Por la influencia de Mary Lou y cómo nos ha criado como GAs y Acteens, es simplemente natural que sirvamos a todos en cada oportunidad que tenemos”.

 

Crecimiento en medio de desafíos

Con la cancelación de la reunión anual de la WMU este verano y el aplazamiento de Blume hasta 2021, Sandoval dijo que sus Acteens “están tristes pero están bien”.

Mientras sobrellevan la distancia social, la soledad y la desilusión, “Creo que hemos experimentado mucho crecimiento espiritual”, dijo Sandoval pensativamente. “Es cierto que esto nos ha sacado de lo cómodo. De la Biblia sabemos que cuandoquiera que salimos de lo cómodo, hay crecimiento y aprendemos a confiarle a Dios. Aprendemos cuán importantes son las relaciones personales.

“Es difícil porque no podemos ir y abrazarlas”, dijo. “Eso es una de las cosas más difíciles en cuanto a esta distancia social porque simplemente quieres abrazarlas y consolarlas y tienes que confiarle a Dios, que Él está allí para consolarlas y mostrarles su amor”.

Antes de que se desencadenara la crisis actual, Sinclair estaba metida en planear un evento con un grupo de líderes de la WMU estatal que “hablaron acerca de ser las manos de Dios y de poder utilizar las herramientas que tenemos en nuestras manos para hacer el ministerio”.

Recientemente durante una llamada de conferencia por video, “hablamos sobre cómo las cosas en nuestras manos son completamente diferentes de lo que eran”, dijo. “Pero Dios encuentra una manera y solamente tenemos que estar buscando cómo Él nos puede usar para hacer su ministerio”.

Aun en medio de la inquietud de una pandemia global, buscar oportunidades nuevas y creativas para ministrar es precisamente lo que las Acteens de Freeman Heights siguen haciendo, así como Mary Lou Sinclair fielmente les ha enseñado.


Por Trennis Henderson, corresponsal de la WMU nacional

 

Tags: 
Age Level: 
Back to Top